Aunque me había propuesto no asistir a ninguna representación de Fuente Ovejuna en una temporada, en mi último viaje a Madrid, algo o, mejor dicho, alguien me hizo cambiar de idea. En la estación de metro de Banco de España, un enorme cartel publicitario anunciaba el estreno de Fuente Ovejuna por la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico. En él, un grupo de campesinos nos da la espalda. Parecen estar expectantes de algo que capta su atención. Solo una mujer entre ellos, Laurencia (Paula Iwasaki), se vuelve hacia nosotros y nos mira. Su mirada inquietante y retadora, nos recrimina algo ¿pero el qué? Fue precisamente esa mirada de Laurencia la que me arrastró, una vez más, al teatro de la Comedia a ver esta nueva adaptación de Fuente Ovejuna sin saber qué esperar.

La colaboración de Javier Hernández-Simón, ganador del Premio ADE a la mejor Dirección en el 2012 por...

You do not currently have access to this content.