Resumen

Este trabajo rastrea instancias históricas y literarias sobre la inspección ginecológica y verificación de la virginidad de Catalina de Erauso. A partir de la certificación de Huamanga firmada por matronas expertas (1617), la noticia de la virginidad de Erauso informó discursos pudorosos y de honor a pesar de convertirse en res pública transatlántica. Antes que la peculiaridad de la castidad, el travestismo y el transgenerismo de Erauso, interesa aquí su impotencia optativa y perenne—lo que propongo como virginidad queer—que paradójicamente cumplió una función generativa: permitió el despliegue de actos discursivos y performativos para legitimar el cambio de género.

You do not currently have access to this content.