Resumen

La literatura de Belén Gopegui es lo que podríamos llamar, quizás con un término clásico pero no necesariamente obsoleto, literatura de compromiso. Un compromiso que, en ella, resulta fundamental a tres niveles: el primero, sería un pensamiento militante cuya responsabilidad se centra en la razón y la praxis del pensamiento de la izquierda; el segundo, como compromiso con la historia; y el tercero, como un sujeto que ella entiende como necesariamente colectivo. El compendio de estos tres compromisos es lo que parece, en realidad, constituir el germen de una escritora, de una intelectual que es además y fundamentalmente un sujeto político: militante de una izquierda materialista, abierta a una razón crítica ante el propio trabajo, productora de escritura como fuente de potencialidad transformativa de la realidad, cuyos relatos ponen en escena y en el presente (el momento histórico real) la historia de los que han quedado fuera de la historia. Este será el inicio de una reflexión que me llevará a plantear una cuestión acuciante en nuestro momento presente: ¿cuál es el papel de las escritoras para favorecer un pensamiento y una práctica feminista? ¿cuál es el papel del feminismo en el quehacer literario de las escritoras de izquierdas?

Basándome en estas inquietudes y en esta idea de intelectual y de sujeto comprometido "políticamente" con su quehacer de escritora, mi propuesta es presentar un ensayo dedicado a analizar cómo la literatura de algunas escritoras contemporáneas (Marta Sanz, Belén Gopegui, etc.) se proponen como parte de su cometido intelectual un intervención política y fundamentalmente feminista sobre la realidad; es decir, la escritora se erige en intelectual cuya misión es precisamente, desde la crítica, transformar la experiencia de la realidad contemporánea.

The text of this article is only available as a PDF.
You do not currently have access to this content.