Abstract

La explotación visual del cuerpo femenino erotizado que prolifera durante la Transición política española en el cine, el teatro y las revistas ilustradas con el popular nombre de destape, fue acogida con aplauso en muchos círculos progresistas o simplemente liberales del país. El acceso legitimado a excitantes desnudos femeninos se identificó con la liberación sexual, tras muchos años de represión franquista, y se convirtió en un símbolo de la conquista de las libertades democráticas. Este artículo analiza el modo en que, desde las páginas de Vindicación feminista, órgano clave del feminismo español en la Transición, se cuestionó este ideario, al sacar a la luz el profundo (hetero)sexismo de las manifestaciones del destape y denunciarlas como un nuevo modo de control de la sexualidad de las mujeres; un control que se añadía al sometimiento social, jurídico, médico y religioso heredado del orden franquista y aún no desmantelado. Lejos de la censura moral, sus análisis enfocan la exhibición de cuerpos femeninos en el marco de un continuum sexista que en la cultura heteropatriarcal de Occidente extiende su dominio desde las imágenes publicitarias de belleza a la pornografía.

The text of this article is only available as a PDF.
You do not currently have access to this content.